¡Cómo Hacer Que Tu Ex Te Extrañe Y Se Arrepienta De Haberte Dejado, Te Busque Y Quiera Volver!

1799

Esa persona especial, a la que le has dado tanto de ti, de tu tiempo, atención y cariño, a la que has defendido y priorizado, en la que has creído…

¿Te menosprecia, te ignora, te deja para después, deja tus mensajes en visto, te cancela, juega contigo, eres su comodín, su trato te duele?…

Pues te diré cuál es la solución, tu única solución, la que si no quieres entender y aceptar, te jodiste.

Tu solución es “shhh…”, no reclames, no te quejes, no te lamentes, no le llores, no juegues al drama…

No te veas como una víctima porque no lo eres, no busques la comprensión de otros, ni siquiera hables mal de esa persona.

Lo que viene suena cruel y te va a doler, pero mejor así, así lo entiendes: Para esa persona que te trata mal, existe alguien por quien daría y haría todo lo que no da ni hace por ti, a quien trataría bien.

Para esa persona hay alguien a quien le daría la atención, el tiempo, la relevancia e importancia que a ti no.

Duele, ¿verdad?, pues para ser amable te diría que tú no eres el problema, pero puede que sí lo seas.

¿Estás desarrollado al 100% de tu potencial?, ¿tienes el atractivo físico del que eres genéticamente capaz?, ¿lograste ya el 100% de tu carisma?, ¿eres tan interesante como podrías?, ¿ganaste ya la experiencia que deberías a tu edad?

¿Estás superándote, en constante evolución?, ¿te atiendes y amas a ti mismo por lo menos igual que lo que “amas” y atiendes a esa persona?

Si tu respuesta no es un rotundo “sí” absoluto a todas estas preguntas, entonces no te quejes de tu situación, hay algo más útil, atiéndete.

Crece tanto y vuélvete en todos los sentidos posibles tan atractivo y lleno de sustancia que nadie importante para ti pudiera en su sano juicio ignorarte.

Vuélvete tan integralmente atractivo que nadie pueda menospreciarte, que nadie que te conozca pueda elegir con inteligencia ignorarte.

Que quien se atreva a ignorarte o no darte la valía que mereces sólo pueda ser porque está siendo estúpido y no se da cuenta.

Que quien se atreva a ignorarte o no darte la valía que mereces sea porque tiene mal gusto o porque está tan mal que le gusta lo tóxico, lo carente de valía.

Pero ¡ojo!, yo no hablo de que te creas un chingo, de que dejes que se te vaya el ego a las nubes y sientas que flotas lejos de la realidad.

Hablo de que modesta, objetivamente e integralmente sepas que eres un chico porque tienes evidencia real de que por dentro y por fuera lo eres.

Eres un chingón en tu interior, en tu exterior, y lo eres porque cada día sumas más a la persona que eres.

Algunas personas son físicamente atractivas, otras son arriesgadas, emocionantes, divertidas, otras son excelentes personas, otras son intelectualmente envidiables, pero, ¿tienes que elegir sólo una cualidad, no podrías tenerlas todas?

Pues sí, tantas, tan reales, tan objetivas, tan integrales, tanta calidad interior y exterior, que aquella persona que no lo vea, sea vea tonta.

Oye, pero, “¿esto deberías hacerlo sólo por ti mismo no, no por otra persona?”, sí, correcto, y si tú aprendes a canalizar, aprovechar y transformar tus sentimientos, inclusive los malos, en motivación interna, ¿eso no es ver por ti?

Si tú puedes acomodar, ajustar, los engranes en tu cabeza, para cambiar el papel que tienes de una pobre víctima quejándose de que no la valoran, por otra en donde no das oportunidad alguna a ser irrelevante, si puedes, tienes una pinche inteligencia chingona.

No vuelvas a reclamar amor y atención rogándolos, ¿pues qué no los mereces?, así no se ganan.

Vuélvete sobresaliente, en lo que importa y en lo que no tanto, en la superficie y en el interior, y te ofrecerán amor y atención de sobra, y no habrás desperdiciado ni un poco de tu valiosa energía. ¡Arre!

Entra a mi página para ver nuestros eventos, ciudades y fechas, suscríbete para ver el próximo video, deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este, comparte si quieres apoyarme, comenta, ya sabes que me encanta saber qué piensas, y lo más importante, recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.