¿Por Qué Sonreír Hace Que Fascines A Las Personas?

291
https://www.youtube.com/watch?v=znqoXhw_rfA

¿Cuál es tu aspecto cuando te sientes inseguro, amenazado, triste o preocupado?, ¿sonríes, te diviertes, parece que la estás pasando bien? Claro que no.

Estás tenso, inquieto, negativo, ansioso, nervioso, angustiado, cerrado, agresivo, defensivo, ensimismado, claramente afectado.

Todavía no estamos hablando de tus ideas, de las palabras o frases que usas cotidianamente, de la actitud que tienes o de cómo van tu vida y tus planes, aún no llegamos a esto, pero si tu semblante se ve mal, es extremadamente negativo porque significa que la estás pasando mal.

Ahora, ¿cómo te afecta socialmente verte así?, ¿cómo te debe estar yendo en el juego de la vida para comunicar eso?, mal, lo estás perdiendo, y estás comunicando al mundo que lo estás perdiendo.

Sabiendo que las personas, como tú y como yo, lo que más desean es bienestar en cualquiera de sus formas, llámese seguridad, felicidad, placer, satisfacción, etcétera… ¿Cómo te afecta a ti comunicar que la estás pasando mal?

Mucho, demasiado, inmensa, infinitamente, de hecho, cada segundo de tu vida social sería distinto si comunicaras algo distinto, si tu carga emocional fuera distinta.

¿La gente te toma en cuenta, o no?, ¿eres relevante, atendido, o ignorado?, ¿esa chica o chico te corresponde?, ¿atraes tanto como te gustaría?, ¿eres favorito en tu familia?, ¿es buena hacia ti la actitud de quienes trabajan contigo?

Te aseguro que la respuesta que des a esto tiene todo que ver con el semblante que dibuja tu rostro: Cuando llegas, cuando estás ahí, cuando interactúas, cuando no interactúas, cuando sabes que te ven o cuando piensas que nadie te ve…

Tu carga emocional es el resultado de lo que has estado viviendo, de lo que estás viviendo ahora mismo. Mírate al espejo sinceramente, sin máscaras, y dime si no es así.

Si te gusta tu expresión, bien, pero si no, escucha tus deseos, atiéndelos, porque eso es lo que más necesitas, te lo estás suplicando, además, socialmente, afecta.

Por más frío, egoísta y cruel que suene, nadie querrá emparejarse, relacionarse, vincularse o interactuar contigo si tienes un mal semblante, si parece que estás perdiendo en la vida.

Bueno, quizás sí quieran relacionarse contigo, los que la estén pasando peor que tú, pero, ahí tú no quieres relacionarte con ellos, quizás porque a ti también te atraen las personas que están ganando el juego.

¿Te atraen más las personas risueñas, con aspecto más saludable, las que parecen más fuertes y más seguras, las que parece que la están pasando bien? Pues, si sí, no es casualidad, y cuando tú sonríes, eso es lo que comunicas.

Primero, que no estás perdiendo el juego, que no estás preocupado, tenso, infeliz, inseguro, triste, que no la estás pasando mal, que no estás sufriendo.

Con eso ya estás fuera del gigantesco grupo de los que están perdiendo en la vida. Desde aquí ya eres una persona con la que muchísimos estarían abiertos a relacionarse.

¿Quiénes? Los que también están mejorando su vida y quieran mejorarla aún más, ¿no son esas personas las que también te interesan a ti?

Claro, también habrá quien te envidie cuando te va bien, quien te vea y sea hostil porque se compara contigo y en su comparación pierde, ¿cómo es su semblante?, negativo, ¿esas personas te interesan?, apuesto a que no.

Ahora, tú contéstame, ¿qué más revelas de ti cuando sonríes sincera y frecuentemente?, ¿qué dice de ti que tu mirada sea alegre y tu mirada jovial?, ¿qué revela de ti que tu sonrisa detone fácilmente y que ese sea tu semblante general?

Entre más sonrías, mejor estás jugando, mejor te está tratando la vida, eso te hace directamente más atractivo, más abiertas serán hacia ti las personas, a más personas les importará tu atención, tu compañía, a más personas les importarás tú. ¿Ves la importancia de sonreír?

Si alguien te aconseja que para atraer debes aprenderte y repetir ciertas frases, esa persona no tiene ni idea de lo que habla. Si alguien te aconseja simplemente sonreír, esa persona tiene más idea de lo que habla…

Pero si alguien te aconseja hacer en tu vida los cambios necesarios que te hagan sonreír más y con más frecuencia, y de manera espontánea, sincera, esa persona te está dando la clave, ¡ahora está en ti escucharla!

Sonreír, no se trata de forzarte, porque, sonreír artificialmente no funcionaría, se notaría y sería peor para ti porque te estarías obligando a usar una máscara que oculte lo que hay dentro de ti.

Una máscara con una sonrisa, pero una máscara a final de cuentas, una máscara exterior que por más que uses no cambia lo que hay o lo que está sucediendo dentro de ti.

Por eso, es tu interior el que debes cuidar, él resuelve las amenazas y preocupaciones externas, él perdona cuando es necesario, él transforma tu tristeza en aprendizaje, el aprendizaje en cambios, y los cambios en felicidad.

Tu interior es el motor y el combustible, es el motivo y el objetivo, es tu sensibilidad y tu fortaleza. Tu interior lo es todo, de eso hablo cuando te pido que trabajes en ti.

Si fueras tú, tu mejor amigo, tu hermano, alguno de tus padres o alguno de tus hijos, y quisieras lo mejor para ti, ¿qué harías por ti, qué cambiarías, qué te aconsejarías? Bueno, eso es lo que tienes que hacer: Cuidar adentro para sonreír afuera.

Sí, podrías ponerte máscaras distintas para cada ocasión, para esconder tu interior, pero también podrías tirar las máscaras, entender que tu interior es un templo, tu interior es sagrado y por eso debes cuidar de él.

Es el camino que menos vende, el menos comercial y mercadotécnico, empieza muy difícil pero se pone mejor a cada paso, ¡te hace feliz! Ese es mi camino, el que quiero compartir contigo, y el único que creo verdadero.

Y hablando de eso, ¿te gustaría que hablara de ciertos temas?, si sí, coméntalos aquí y en mi Instagram, y posiblemente sea mi próximo video. ¡Arre!

Entra a mi página para ver nuestros eventos, ciudades y fechas, suscríbete para ver el próximo video, deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este, comparte si quieres apoyarme, comenta, ya sabes que me encanta saber qué piensas, y lo más importante, recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.