Escrito por Héctor Mástache & Pedro Massera Iba en un camión camino a mi casa cuando de repente veo sentada a una chica pelirroja, muy sexy, que me llamó muchísimo la atención y que literal estaba hermosa.

En ese momento me encontraba en una disputa interna de entre si sentarme a lado de ella y hablarle, o si sólo observarla. Como seguro a muchos de ustedes les habrá pasado.

Había un reto grante en frente de mi. Y es que en el camión había mucha gente, y si yo me acercaba a la chica lo más probable es que todos se darían cuenta que me acerqué a conocerla. ¿Qué dirán de mi? me pregunté.

Al final rompí ese miedo y me acerqué.

¿Qué me impulso a hacerlo a pesar de que hubiera gente viéndome?

Fue simple, una cuestión importante fue la mental, a mi siempre me gusta pensar que una chica podría ser el amor de mi vida. Entonces si no me acercaba a hablarle, acabaría quedándome con las ganas y la impotencia de no haberlo descubierto. Y es que qué importa lo que los demás digan de ti… ¡si conociste al amor de tu vida!

Otra cosa importante fue que antes de aproximarme, me aseguré de que mi lenguaje corporal se viera seguro, espalda recta, pecho hacia delante y estuve al pendiente de que los movimientos de mi cuerpo fueran lentos y naturales. Todo esto me ayudaba a sentirme más tranquilo y por consiguiente que no me importará si alguien me veía.

Además empecé a visualizar todo de manera positiva, comencé a ver la película mental de mi abordaje, imaginar y sentir risas, una tensión sexual muy deliciosa y las emociones positivas que seguro viviríamos en ese momento. Todo lo anterior me hacía sentir motivado, emocionado y a partir de ahí ya sabía que lo que estaba a punto de suceder iba a valer totalmente la pena.

Al final cuando le hablé, a pesar de todo mi entusiasmo que ya había creado con la visualización, estaba algo nervioso. Sin embargo, uno puede estarlo y a la vez no aparentarlo. Por eso le di énfasis a mi lenguaje corporal y me aseguré que mi voz se escuchara alto y claro, y mirarla directo a los ojos mientras hablábamos.

¿Y qué pasó con la chica? Al final tuvimos una conversación rápida y divertida, me pasó su número porque segundos después le tocó su parada. Ya estamos hablando y planeando nuestra siguiente cita.

¿En conclusión?

Gente siempre habrá queriendo verte o atenta a lo que haces, es algo normal. Lo único que está bajo tu control, es enfocarte en lo que tú haces y nada más.

Dicho esto, te prepare 5 tips para reprogramar tu creencia interna y liberarte del lastimoso qué dirán:

#1

Ten una mentalidad imparable

La primera situación que tienes que tomar en cuenta, es que a donde quiera que vayas siempre tienes que portar esta mentalidad: soy el dueño del lugar, soy alguien famoso.

Cuando empecé a llevar esta nueva creencia en mi mente, fue un día muy significativo para mí. Comencé a percatarme de lo poderoso que era pensar que yo era el rey de cualquier lugar en el que me encontrase. Este nuevo credo afectó al comportamiento de mi cuerpo y lo sucedido me dejó impactado.

Mi lenguaje corporal empezó a modificarse, los movimientos de mi cuerpo eran diferentes, me di cuenta que la ansiedad social que tenía se había ido, mi seguridad aumentaba y me desenvolvía sin ninguna culpa, lo que llegará a pensar la gente ya no me preocupaba, porque sabía que si ellos me volteaban a ver, era porque soy alguien importante, y ¿quién no voltea a ver a una figura pública?

La mente es de lo más poderoso e importante que existe en la vida, es la culpable que nos convirtamos en lo que queríamos ser desde pequeños o de lograr lo que anhelábamos.

De hecho antes de vivir mi primera vez, cada día me imaginaba perdiendo mi virginidad con una mujer que me gustase, creando y viviendo las posibles sensaciones que experimentaría ese día; lo deseaba con toda mi alma.

Sin embargo cuando la perdí, si me gustó y lo disfrute, pero como ya había vivido ese acontecimiento en mi mente una y otra vez durante mucho tiempo, me decepcione porque no se sintió como algo nuevo, sino, como algo que reviví, no hubo tanta magia.

A lo que voy, entre más pienses en algo y tengas la mentalidad adecuada, se hará realidad ese pensamiento, e incluso podrás sentir sensaciones antes de que sucedan. Como cuando escuchas una canción motivadora durante tu traslado al gym, percibiéndote poderoso, fuerte e imaginándote cargando mucho peso, más que cualquier otro día, tanto te visualizas desarrollándolo, que terminas teniendo tu mejor día en el gimnasio.

En conclusión, una mente imparable se reduce al siguiente pensamiento: haz como si lo fueras hasta que lo seas

#2

Busca un lenguaje corporal explosivo

Siempre muévete con la cara en alto, solo está permitido bajar la cara cuando vas a ayudar a alguien a pararse; da los pasos firmes, el cuerpo erguido, con el rostro relajado y una ligera sonrisa natural.

De igual manera, cuida la velocidad de los movimientos de tu cuerpo, ni tan lentos, ni tan rápidos. Por ejemplo, cuando vas caminando en la calle con tus audífonos puestos y una chica muy guapa se te acerca a preguntarte algo; NO te quites los auriculares rapidísimo, si ya habías pensado en quitártelos a una velocidad, quítatelos un poco más despacio con respecto a esa rapidez que tenías en mente.

También, reclama tu espacio, no te hagas chiquito, extiéndete, ponte cómodo. Por ejemplo: Si hay gente en el camión y está la chica que te gusta ¡NO IMPORTA! ¡ACERCATE!, y es más, que te escuchen cuando le hables, eso va a ser un reto mayor para ti y es probable que aprendas muchas cosas. Así que, busca el reto y no busques lo fácil. Recuerda, eres el dueño del camión, ¿por qué pensarían mal de ti?

Siempre y cuando no sea ilegal y no dañes a alguien, puedes hacer lo que se te plazca la gana.

La mayoría de las personas viven en un miedo constante, están en una burbuja por culpa del qué dirán, no son libres. Si no puedes hacer algo, te aprecias prohibido, no te sientes libre. Los beneficios que tienes al salir de tu zona de confort son estos:

Actuar con más seguridad, ser más determinante. Cómo el caso de: acercarte a una mujer sin tanta ansiedad que el promedio.

Liberarte de la presión social, desenvolverte con más libertad. Por ejemplo: poder cantar una canción aunque no sepas cantar, en un karaoke y divertirte bastante.

Lograr tus objetivos. Desarrollar nuevos proyectos atrae buenos y malos deseos o comentarios. Pero si logras traspasar esa barrera entre lo que tú quieres y pienses de ti mismo, y lo que los demás quieran de ti o piensen de ti, sabrás lo que es ser libre.

Y algunas desventajas que puedes vivir al no salir de tu zona cómoda son:

No saber decir NO

Seguir siendo sumiso del qué dirán y no haber podido hablarle a la chica que pudo haber sido el amor de tu vida.

No divertirte en una fiesta por haber temido hacer el ridículo al no saber bailar y perderte de una de las mejores noches de tu vida.

Mentir cosas sobre ti para ser aceptado por los demás y no poder vivir lo que se siente ser aceptado por tu yo original. Por ejemplo: En la radio está sonando esa canción de Selena Gomez que no te gusta y la chica con la que estás saliendo te pregunta si te gusta esa rola, a lo que tú respondes con un hipócrita, SÍ.

Así que en resumen, proyecta naturalidad en los movimientos de tu cuerpo, disminuye la velocidad de estos y práctica tu lenguaje corporal explosivo todos los días para que empieces a adaptarlo como si hubieras nacido con él y sal de tu zona de confort, para que todo el mundo te vea de ahora en adelante como el ser humano más seguro que existe.

#3

Ve directo a los ojos de las personas cuando hables

Ya sea que estés entablando una conversación con Miss Universo o te encuentres hablando con tu jefe para que te dé un aumento en tu salario, NUNCA veas a otro lado que no sea los ojos de la persona con la que estas platicando.

En primera, si no ves a los ojos, lo que le comunicas es que no te importa lo que ese individuo te diga. Por otro lado, comunicas inseguridad, nerviosismo y falta de carácter.

Nadie respeta a una persona tímida y con baja autoestima. Por lo tanto, si quieres ser respetado, forja una mirada segura.

Cuándo estás con la chica que te gusta y la empiezas a ver a los ojos, tienes que saber que esta acción tiene un poder increíble en la mujer, genera tensión sexual, confianza. Puede parecer sencillo, que es de poca importancia, pero NO, la realidad es que esta es una mega arma de seducción. Es muy significativo y trascendental hacer contacto visual SIEMPRE, tenlo en cuenta de ahora en adelante.

Te comparto un ejercicio para que hoy mismo empieces a erradicar el miedo de mirar directamente a los ojos de las personas.

Cada vez que vayas caminando y veas a alguien pasar en frente de ti, ya sea una mujer o un hombre, fija tus ojos a su mirada de 2-3 segundos, no más porque si no parecerás un asesino en serie o acosador profesional.

El beneficio de este ejercicio es para ti, para empezar a forjarte una mirada alfa, así que no importa el resultado, siempre saldrás ganando experiencia, también, tu mente subconsciente se está reconfigurando y comunicándole a tu consciente que no le temes mantener la mirada a cualquier extraño.

#4

Si alguien dice algo de ti, entiende el por qué

Algo que es de muy útil, es replantearte qué es lo que provocó que la otra persona dijera algo sobre ti.

A continuación te daré 3 razones por las cuales alguien habla bien o mal de ti:

1.- Somos seres sociables.

Es una necesidad de la gente tener algo de qué hablar, así que si alguien habla mal de tu persona, le estás haciendo un favor y no te está dando las gracias, le estás ayudando a solucionar ese requerimiento natural del ser humano. Ve las críticas desde este punto y te ahorrarás mucha energía emocional.

2.-Se quiere sentir superior a ti.

La única forma en qué lo logra es desmeritándote y por eso te crea chismes o historias, esas son las únicas maneras en que puede lograrlo, su ego le juega en contra. Así que no tienes nada de qué preocuparte, la realidad es que se siente menos que tú, solo tienes que pensar que la única alternativa que le queda para lograr estar encima de ti, es hablando mal de ti.

3.- Envidia.

Quieren tener lo que tú tienes y lograr lo que tú lograste, pero como no lo pueden hacer sienten impotencia, por eso dicen cosas negativas acerca de ti. Recuerda este dicho la próxima vez que pienses que alguien te tiene envidia: la envidia es solo un reflejo de tu admiración.

Así que, ya sabes, si alguien habla mal o bien de ti, no te lo tomes personal, el problema no eres tú, al contrario, son ellos quienes necesitan erradicar sus complejos personales.

#5

Comprende que TODO es parte del proceso

Si quieres tener éxito, tienes que pasar por esa zona que está fuera de tu zona de confort, la zona que te incómoda, en la que te critican, dónde te dicen que no puedes.

Si tú vas por lo fácil vas a tener una vida difícil, pero si vas por una difícil vas a tener una vida más fácil. Tienes que saber que todo esto del qué dirán, es parte del camino a tu felicidad y éxito, en lugar de evadir ese sentimiento de crítica mejor BÚSCALO, en cuanto más lo busques, valga la redundancia, más va a llegar el momento en que te acostumbres.

Uno de los más grandes temores del ser humano es que lo miren y esté en boca de todos. Sin embargo, a los que les van muy bien en cualquier ámbito, son los que están llamando la atención, así que si no estás siendo tema de conversación para muchos y estás pasando desapercibido, entonces eso quiere decir que nadie te conoce y a nadie le interesas.

Mejor preocúpate cuando ya nadie hable de ti, eso significará que no estás haciendo ruido con tu éxito, o sea, las cosas no van bien, pero cuándo hablen buenas y malas cosas de ti, ¡ENHORABUENA! Todo marcha bien.

En conclusión, en este artículo es importante que empieces a tomar en cuenta, la relevancia que tiene: el contacto visual, el lenguaje no verbal, tu manera de caminar, tu postura, la velocidad de tus movimientos corporales, tu película mental.

Tienes que comprender que todo lo anterior, son un conjunto de cosas que te harán sobresalir del resto, que éstas están relacionadas con tu mente, y si tienes creencias triunfadoras, colateralmente te convertirás en una persona imparable.