3 Tips Y Trucos De Un Amor Eterno

425

Nacemos, crecemos y nos enamoramos intensamente, pero por nuestra falta de experiencia, fallamos y perdemos esa relación. Buscamos la solución para no volver a pasar por esa situación y aprendemos mucho sobre seducción, ahora las cosas comienzan a mejorar. Encontramos chicas que nos gustan, comenzamos a conocernos poniendo en práctica lo que aprendimos y logramos que la atracción se incremente llegando a enamorarnos mutuamente.

Nuestra relación comienza a crear su propia historia, nos vamos conociendo cada vez un poco más y por alguna razón, la atracción que sentimos en un inicio comienza a disminuir, la rutina comienza a hacerse presente y nos comenzamos a sentir atraídos por otras personas que antes no veíamos por la atracción que teníamos con nuestra pareja.

Los problemas, celos y discusiones sin sentido surgen más seguido; los planes para salir de fin de semana comienzan a desaparecer, ahora no intentan verse tan seguido como al inicio de su relación y al poco tiempo, deciden que lo mejor será que cada uno siga con sus vidas y su relación llega a su fin.

Te preguntas, ¿qué pasó?, ¿por qué si al inicio estaban tan enamorados, al final se veían como dos desconocidos?, ¿en qué fallaron?

Pues a continuación te regalaré 3 tips y trucos que necesitas conocer, para lograr construir un amor eterno y que las relaciones fugaces queden en el pasado.

1 – Desarrolla tu inteligencia emocional

Nadie le crea la felicidad a su pareja, uno mismo encuentra la felicidad con otro, no por otro, Anónimo.

La inteligencia emocional es, en pocas palabras, el control que tienes tú de tus emociones, ¿qué quiere decir?, que sí cuando alguien te hace un mal comentario o te critica, tú te enojas, entristeces o te rindes de lo que sea que estés haciendo, son señales de que tienes una baja inteligencia emocional.

Muchas de las relaciones fracasan por esta simple razón, uno de los dos o ambos, andan muy mal en esto y llegan a volverse completamente dependientes de la otra persona.

Pueden llegar a creer que su valor depende de la aceptación de la pareja y cuando esta los rechaza se ponen tristes, comienzan a convertirse en lo que el otro quiere ver y no en lo que realmente los hace felices; esto es un gran problema, porque una persona así, es poco atractiva y muy aburrida.

Cuando uno de los dos tiene mala inteligencia emocional, la relación se vuelve agobiante y la persona en cuestión, va a absorber tanta energía de su pareja que en lugar de ir mejorando los dos, podrían empeorar en cuanto a: crecimiento personal, economía, autoestima, atracción y felicidad.

Cuando una relación apenas comienza, por lo general los primeros tres meses, este tipo de cosas no se ven a simple vista, porque la mayoría de nosotros nos comportamos diferente a como somos en realidad, tratando de mostrar nuestra mejor cara y mejores virtudes, pero mientras más avanza la relación, más difícil se vuelve el seguir actuando de esa manera y nuestros puntos bajos comienzan a surgir; por eso que cuando llega el momento, la relación llega a deteriorarse al punto de quiebre.

Imagina un vaso con agua, tú eres el vaso y el agua es tu amor propio (producto de una alta inteligencia emocional), si no tienes agua de sobra, no te va a alcanzar ni para ti y podrías llegar a necesitar que alguien más le eche agua a tu vaso; en cambio, si tienes tanta agua que se desborda por todos lados, podrás compartir de esa agua con los que te rodean, pues tienes más que suficiente.

La parte buena, es que contrario a lo que pasa con el agua, solo requieres desarrollar tu inteligencia emocional y el amor propio (para que puedas compartirlo), ¿cómo puedes hacerlo?, trabaja en ti mismo.

Habla contigo mismo, enamórate de ti, sedúcete, anímate y motívate para ser mejor; prémiate cuando ganes, y sí fallas, aprende de eso y trabaja en cómo mejorar, pero lucha hasta conseguirlo; trátate como tratarías a la persona más importante de tu vida y finalmente te darás cuenta de que en realidad, lo eres.

Investiga en tu interior y encuentra las cosas que te apasionan, trabaja para que se vuelvan actividades de tu vida, ponte metas personales y lucha por alcanzarlas.

Mientras recorras tus metas y actividades, te toparas con situaciones difíciles, situaciones en las que el más mínimo descuido podría dejarte fuera de la jugada y es ahí cuando tu inteligencia emocional se pone a prueba, mientras más batalles con tus pruebas, más experiencia ganarás, comenzarás a dominar tus emociones, y como consecuencia… ¡Inteligencia emocional – Lv Up!

Ya con esto muy desarrollado, tus futuras relaciones tendrán un gran apoyo de tu parte, ya no te convertirás en ese pequeño vampiro emocional y vas a evitar que la atracción entre ambos disminuya por esa razón; en cambio, vas a lograr que mientras más tiempo pasen juntos, su atracción se incremente progresivamente ya que serás una persona confiable, independiente emocionalmente y una fuente de la cual se puede aprender muchísimo.

2 – Incrementa tu tolerancia y comprensión

Una relación no se debería juzgar por la capacidad de aguante, eso es esclavitud; en cambio, si por su capacidad de solución de problemas.

Recuerdas a ese mejor amigo que conoces de años, con quien te la pasas genial, te diviertes y no ocurren problemas de celos o cosas por el estilo, ¿sabes qué tiene de diferente a una pareja?, que con esa persona te lo llevas más relajado, siendo tú mismo, conviviendo sin temor a que se aleje de ti y los problemas no los toman tan a pecho ni tan personales.

El truco de esas amistades (que suelen durar años), es que ambos se apoyan para seguir adelante, no se juzgan de maneras destructivas ni severas, son más tolerantes entre ustedes y bromean de los problemas que llegan a tener, convirtiéndolos en momentos cómicos y sin importancia.

Pues bien, cuando tienes una pareja, ese tipo de actitudes les pueden ayudar a evitar problemas innecesarios y enfocarse en fortalecer y desarrollar la relación.

Mientras más convives con tu pareja, más se van conociendo a detalle y pueden llegar a tener algunos choques en cuanto a sus maneras de ser; en este punto, lo peor que puedes hacer es quedarte callado y aguantar cosas que no te agradan del todo, porque a la larga se van a ir acumulando y estallarán, como si de una bomba se tratase, en una discusión de quejas, reclamos y peleas. Lo cual lo único que hace es dañarlos a los dos y que su relación pague factura.

El truco es platicarlas lo más pronto posible, con calma y relajados, para dar con una solución que beneficie a ambos y seguir disfrutando de su relación.

Antes de comenzar a tratar el asunto, te recomiendo que analices el por qué te afecta realmente y puedas identificar si en realidad es un problema de ella o es un problema de tu parte, ponte en sus zapatos y comprende las razones por las que está actuando de esa forma, una vez que ya comprendiste su actitud y las razones por las que te está disgustando, ahora sí, platica con ella.

De esa forma podrás llevar una conversación efectiva, constructiva y que podrá crear nuevos lazos emocionales entre ustedes, lo cual fortalece la relación, incrementa su atracción, el amor entre los dos y los va haciendo cada vez más cercanos.

3 – Otorga: crecimiento y apoyo

¿Cómo podría mejorar tu día?, una pequeña pregunta que te traerá grandes recompensas.

Cada uno de nosotros, nacemos con ese gusto y atracción por: desarrollarnos, vencer retos, alcanzar metas, ser mejores y más felices.

Pues cuando tienes una pareja, recuerda que ahora el juego cambio de 1 jugador a 2 jugadores.

Ninguno de los dos debe ser el escudo del otro, ambos deben ayudarse a enfrentar sus retos, complementar sus habilidades para lograr mejorar juntos e ir caminando lado a lado todo el transcurso del juego.

En una ocasión, mi novia y yo pasamos por una situación difícil, pero logramos salir adelante gracias a esto. Te dejo uno de los mensajes que le transmití para lograr superar esa situación: ¡Si vamos a jugar juntos, el punto es acabar el juego hombro a hombro! No podría ir delante de ti porque podría perderte; así como, tampoco podría ir detrás de ti porque podrías tú perderme; entonces, debemos ir lado a lado avanzando juntos en todo momento. Si en nuestro viaje caes, te ayudare a levantarte y te prestare mi fuerza para que sigamos nuestro camino. Si te falta valor y te detiene de seguir avanzando, yo estaré ahí, para inspirarte confianza y motivarte hasta que logres romper ese reto. Si en el camino cometes errores, te brindaré de mis conocimientos para que no los vuelvas a cometer y explicaré el cómo y porqué te van a servir. Y cada que la felicidad toque a mi puerta, ten por seguro que también será tu felicidad, pues… tú y yo somos uno mismo.

¿Lo captas?, tu pareja es más que tu novia o esposa, es tu compañera, tu amiga, tu confidente y parte de tu familia; entonces, ambos deben ser capaces de ayudarse mutuamente y tener la total confianza de que entre los dos van a lograr superar cualquier situación, por más difícil que esta pueda parecer.