4 Crudas Verdades Sobre El Miedo Y La Ansiedad

862

Nunca he escrito ni escribiré el tipo de cosas que encontrarás en los libros de auto-superación, aquellas donde te dicen que basta desear algo con todas tus fuerzas para que la energía del universo empiece a conspirar a tu favor… blah blah blah.

En el mundo real, nadie conspira a tu favor. Si fracasas, te jodes, y si tienes éxito es únicamente porque pagaste un gran precio por ello.

En el mundo real, unos viven lo que quieren y cumplen lo que desean, y el otro 99% se jode.

En el mundo real, los inteligentes y luchadores encuentran la forma de aventajar a los desafortunados, débiles y mediocres.

Llevo varios años impartiendo y dirigiendo entrenamientos, y nunca ha habido uno en el que no haya varias personas que sienten miedo a determinada cosa, puede ser pánico, ansiedad, nervios, falta de aire en el pecho, sudoración, bloqueo, etc.

Peor cuando se trata de hacer algo que les exige, les expone y les pone a prueba, como acercarse a una atractiva y sensual desconocida.

Muchos de ellos desean saber la forma de eliminar ese sentimiento, pero quieres la verdad? Puedes probar con PNL, auto-hipnosis, repetir mil veces que te amas frente al espejo o decir todas las noches que tú eres el premio, untarte semen de dios o hacer lo que sea, pero ese sentimiento no desaparecerá como deseas.

Ese maldito sentimiento es parte irrenunciable de ti, y de hecho, eso te conviene, pero te lo explicaré más adelante.

Voy a decirte 4 cosas muy importantes que deberías recordar toda tu vida.

NÚMERO 4

NO ERES EL ÚNICO

Si por alguna extraña y ególatra razón crees que ese suplicio que estás sufriendo es único y sólo lo sientes tú, y te sientes desafortunado porque ves el éxito de otro y crees que a ti la naturaleza te negó la felicidad y la fortuna. Pues amigo mío, y perdóname, pero no pinches mames.

No eres único, eso lo siente cualquier humano, no importa si se trata de Vin Diesel, Dwayne Johnson (la roca), Steve Jobs o cualquier personaje al que admires, ellos sintieron lo mismo, porque es natural tener miedos, porque son la alerta de tu cuerpo y tu mente cuando estás a punto de salir de tu zona de confort, y lo superaron.

En vez de llorar por el mundo lamentándose de si mismos, hicieron algo con ello.

NÚMERO 3

EL MIEDO TE HACE MEJOR

La ansiedad, nervios, falta de aire o como le llames, no es inútil, es una increíble y maravillosa herramienta personal si sabes aprovecharla a tu favor.

Es capaz de paralizarte para que veas con tristeza como tus objetivos, sueños y metas desaparecen dejándote miserable e infeliz, pero también puede ser tu mejor y más poderoso motor interno.

Tus deseos más grandes, el miedo más intenso y la competencia más fuerte pueden ser los tres pilares de todo aquello en lo que triunfes.

No voy a extenderme ahora sobre este punto en específico, prefiero hacerlo en otro artículo y darte varios ejercicios y tareas para que vayas entrenándote, pero créeme que el miedo, valga la redundancia, no es algo a lo que deberías temer, e incluso podrías empezar a amarlo.

NÚMERO 2

CUALQUIER TRIUNFO TIENE UN PRECIO

Piensa en todo lo que deseas y todo lo que crees que cuesta, quizás incluso cueste más de lo que crees, quizás sea más difícil de lo que piensas, quizá necesites invertirle mucho, quizás necesites hacer sacrificios y ponerte a prueba decenas y decenas de veces, quizá querrás renunciar mil veces más.

Eso es estar dispuesto a pagar un precio, cualquiera que sea, para conseguir lo que deseas.

Cuando la gente no está dispuesta a pagar precios altos, no obtiene lo que desea, y se frustra, entonces es cuando empiezan a odiar a los demás, pero la realidad es que no es culpa de nadie más y por más que odien a otros, su peor enemigo y lo más lamentable de sus vidas son ellos mismos.

Al final, serás habrás sido simplemente aquel que pago el precio o aquel que no lo pagó.

La gente suele decir lo intentaré, que en realidad significa voy a esforzarme un poco, pero en cuanto vea que se pone difícil, renuncio.

Piensa de cerca en tu deseo más ambicioso y asegura que vas o lograrlo o morirás intentándolo, quizá fracases varias veces y recibas las lecciones más crudas, pero renunciar nunca será una opción.

NÚMERO 1

SUEÑA DE CERCA

Si algunas veces dejas que la ansiedad o el miedo te paralicen, es porque permitiste que esto creciera en tu mente, y al mismo tiempo dejaste que tus objetivos parecieran pequeños.

Por ejemplo, si alguna vez te paralizas y no le hables o no intentas lo que deseas con la chica que te atrae, es porque magnificaste el riesgo y minimizaste la recompensa. Creíste que el riesgo de hacer el ridículo era más grande que la satisfacción de conocer y enamorar o enamorarte de esta chica, hacerle el amo, pasar una tarde o toda la noche con ella.

La próxima vez que te veas a ti mismo bloqueado o sin hacer lo que deberías estar haciendo, piensa en lo que deseas pero hazlo de cerca.

Si deseas mejorar en la seducción, piensa que ya tienes a esa chica y mañana pasarán el día juntos, piensa en los detalles, en qué película verán en el cine, en la sensación cálida de su cuerpo desnudo delante de ti, en ustedes juntos platicando tonterías caminando de la mano o criticando gente. Piensa en ello y hazlo de cerca.

Si deseas mejorar tu cuerpo en el gimnasio, piensa como si ya lo hubieses hecho, piensa en la clase de ropa que usarías y cómo se te marcarían las piernas y los hombros, en las chicas mirándote coquetas o en los amigos haciéndote comentarios al respecto.

Hazlo con todo lo que desees, imagina que ya lo tienes y que ahora sólo tienes que disfrutarlo. Quizás no es así, no lo tienes ahora, pero pensando en tus objetivos de cerca estarás más enfocado en trabajar por ellos.