¡Extraordinario!

146
https://youtu.be/lKEEqylwxnc

¿Quisieras una vida extraordinaria, feliz, llena, admirable, envidiable?

¿Quisieras ser, parecer y que te reconozcan como extraordinario, como un ejemplo, inspirador, a quién valorar y tomar en cuenta porque hace la diferencia?

¿Quisieras salir con un chico o chica extraordinarios, no sólo sexys, atractivos, atractivas, sino extraordinariamente agradables, inteligentes, interesantes, valiosos, de calidad?

¿Quisieras tener relaciones extraordinarias, el sexo más excitante que los humanos puedan tener, la confianza más apacible, la compañía perfecta, el cariño y las experiencias compartidas que más deseas?

¿Quisieras una vida llena de experiencias extraordinarias, ricas, de las que embelesan, sorprenden, estimulan tus sentidos, se vuelven inolvidables y te hacer agradecer estar vivo?

¿Quisieras una mente extraordinaria, rápida, enfocada, precisa, sobresaliente, llena de respuestas, de ideas, de curiosidad, de palabras, de recuerdos, de sabiduría?

Piénsalo… ¿sí la quieres?, ¿quisieras esa vida, que fuera tuya, vivirla y sentirla con cada sentido y cada poro de tu piel?

¿Despertar emocionado porque esa es tu vida, porque puedes compartirla con quien amas, con quien más te importa, con quien más te agrada, con quien se te pega la gana?

Imagínalo, ponle detalles, dibújalo tan claro como puedas en tu mente hasta que casi, casi, lo puedas sentir.

¿La quieres?, ¿o no es para ti, o no aspiras a ella, o algún imbécil te hizo creer o sentir que no podías o debías aspirar a ella?

¿La quieres, carajo?, ¿la quieres con toda tu fuerza, con todo tu amor, con todo lo que tienes?

¿La quieres? ¡Págala! Sea cual sea su precio, págala, sea cual sea el tiempo que tome, págala, lo que sea que cueste, págala.

Y si no estás dispuesto a pagarla, no la exijas, no la reclames, ni siquiera sueñes con ella, no porque yo te rompa tus sueños sino porque nunca tendrás nada que valga la pena si no luchas y pagas por ello.

¿Culpa mía?, no, ¿culpa de alguien, culpa de tu Dios, culpa de tus padres, culpa de la vida, culpa de los demás, culpa de las circunstancias? No, responsabilidad tuya.

Aquel tuvo un accidente y le faltan las piernas. Aquel tiene una enfermedad mortal por el simple hecho de que la vida a veces es jodidamente cruel.

Aquel no tiene padres, creció sólo, aprendió solo. Aquel tiene padres imbéciles con problemas de vicios, violencia, drogas. Aquella chica fue violada.

Aquel niño pequeño no tiene ni guía, ni orientación, ni ejemplo, tiene un cuarto de la edad que tú tienes y así, está enfrentando la vida.

¿Y si ellos luchan, quién carajo te crees que eres para no hacerlo, quién carajo te crees tú?, ¿ellos merecen luchar para sobresalir, para sobrevivir, para vivir, y tú no?

¿Quieres una vida extraordinaria, como todos? ¡Haz un esfuerzo extraordinario!

No basta el 20% de tu disciplina, no bastan algunas horas al día, no bastan tres semanas seguidas, no basta sacar un poquitito la punta del pie de tu chiquitita zona de confort.

¿Quieres una vida extraordinaria? Trabaja extraordinariamente por ella, desde el primero hasta el minuto del día, cada día, y no los cuentes. No es un mérito, es una fortuna, es tu responsabilidad.

¿Quieres una vida extraordinaria? Aguanta extraordinariamente. Cánsate, tropieza, flaquea, llora, grita, desahógate, lo que necesites, pero aguanta más que tus obstáculos si es que quieres llegar y llegar de pie.

¿Quieres una vida extraordinaria? Da de ti extraordinariamente, arriesga, sacrifícate, dalo todo, no escatimes, entrégalo todo, que no te quede nada. Que si no llegas, pero llegarás, al menos puedas de verdad decir que lo diste todo.

¿Lo estás haciendo?, ¿no?, ¿y cuál es tu pinche pretexto, qué te justifica?, ¿con qué cara te atreves a mirarte al espejo sabiendo que no lo estás haciendo todo por ti?

No basta valentía, no basta esfuerzo, no bastan los intentos, no basta que lo desees. Dalo todo, inténtalo todo, en todo momento, todo a la vez.

Y si no, no tienes derecho a pedir de la vida nada extraordinario. No si no estás dispuesto a hacer nada extraordinario.

No son mis reglas, es la vida, son sus reglas, y ni tú ni yo vamos a cambiarlas, ¿o pretendías que sí, esperabas eso?

¿Por eso dejabas pasar el tiempo, por eso ponías pretextos, por eso admitías, justificabas y defendías tus miedos, tu cobardía, tu falta de organización, de enfoque?

Dalo todo, y si ya lo hiciste, da más, y si ya lo hiciste, hazlo diferente. No toques la misma puerta, tírala, toca otra, sáltate la barda, inventa la forma.

¿Quieres una vida extraordinaria?, haz lo que tengas que hacer, así tenga que ser extraordinario.

Dalo todo, hasta tu último latido, hasta tu último suspiro, hasta tu último día, hasta la última vez que cierres los ojos. Dalo todo. ¡Arre!

Entra a mi página para ver nuestros eventos, ciudades y fechas, suscríbete para ver el próximo video, deja tu “Me gusta” si quieres que hable más sobre temas como este, comparte si quieres apoyarme, comenta, ya sabes que me encanta saber qué piensas, y lo más importante, recuerda que todo lo que haces te convierte en quien verdaderamente eres.