Seducción – Casos De Éxito, Mi Pecosita!

355

Seducción, he de decirte que es de los conocimientos más valiosos que podrás adquirir a lo largo de tu vida y al igual que todo conocimiento, puedes usarlo para lograr construir muchísimas historias divertidas, emocionantes, llenas de pasión y alegría, ya que con un gran poder vienen grandes posibilidades.

Hola, soy Javier Herrera, hasta ahora he publicado varios artículos en los que te comparto conocimientos que podrían serte de utilidad en algún momento u otro, pero lo que vas a leer a continuación es una experiencia personal donde podrás conocer un poco de las maravillas que puedes lograr si decides adentrarte en este mundo tan grande que es la seducción, voy a tratar de ser lo más claro y directo posible para explicarte lo que hice, por qué lo hice y por qué funciona, pero si tienes alguna duda puedes preguntarme en los comentarios o por un mensaje a mi página de Facebook. Por el momento… ¡Comencemos!

Nunca imaginé que ese día sería el inicio de una maravillosa historia, para mí era un día común de trabajo que siempre finaliza yendo al gimnasio a ejercitarme, pues aparte de ayudarme a sacar un poco el exceso de energía que tengo debido a mi tipología, sirve para mil cosas más. Entré al gimnasio como de costumbre, pasé mi pulgar en recepción para tomar asistencia y me disponía a hacer ejercicio. Cuando salí del vestidor noté que había una chica nueva (o al menos lo era para mí, pues no la había visto antes), en cuanto la vi me llamo completamente la atención pues era la chica más linda y atractiva del lugar, estatura pequeña, cabello lacio color café (en ese momento lo traía agarrado, pero después sabría que era bastante largo pues le llegaba hasta la espalda baja), piel clarita, algunas pequitas debajo de sus lindos ojos color café, unos labios rositas y bastante esponjositos, una cinturita de avispa y unas pompis naturales bastante grandes que hacían a cualquier chico voltear a verla de manera casi automática, sin mencionar que estaba vestida con ropa deportiva con el tema de Batman y le queda extremadamente sexy.

Por mi personalidad, suelo hacer amigos muy rápidamente, así que en el gimnasio ya tenía varios amigos y amigas que siempre me saludan al llegar al gimnasio, es importante mencionar que es muy bueno tener amigos para mostrar que eres social y mejor aún si incluyes amigas guapas, pues te da pre selección ante los ojos de los demás, lo cual aumenta tu atractivo.

Me salí un poco de contexto, pero regresando a lo anterior… en el momento que la vi identifiqué de inmediato cuál era su tipología y gracias a eso ya tenía las cartas correctas a jugar para mejorar mis oportunidades de éxito. No me acerqué a saludar, pues debido a su atractivo ya debería estar acostumbrada a ser abordada, además no era el mejor momento ya que ella estaba en mitad de un ejercicio y por si fuera poco, a la personalidad de su tipología le encanta ser el centro de atención y yo tenía que ser primero ese centro de atención para que ella se interesara mucho más en mí y que a su vez ella buscara ser el centro de mi atención.

Seguí completamente concentrado en mi rutina y enfocado a los ejercicios, pero aun así saludando y ayudando a los chicos y chicas que me pedían apoyo y algunos consejos, eso ella lo notaba y también veía que algunas chicas sentían atracción por mí; exactamente, la característica principal de su tipología ‘la competencia’. Poco a poco ella se iba acercando a mí, pasando cerca de donde estaba, haciendo ejercicios cerca de donde yo los realizaba también, pero siempre con esa aura de que él me hable primero lo cual no le permitía iniciar la conversación, ya sea por timidez, orgullo o un poco de ambas.

Al iniciar una conversación siempre es recomendable que aproveches al máximo todas tus cualidades (voz, lenguaje corporal y lo que dices) y más aún si es la primera conversación que vas a tener con una persona pues será la primera imagen que se lleve de ti, así que es lo que yo hice en ese momento, usé algunos truquitos que ayudan a proyectar seguridad interna y a su vez verte más atractivo. Cuando ella intentaba acomodar una máquina de abdomen fue cuando la interrumpí pues se notaba que no podía con esa máquina, al momento en que le ofrecí mi ayuda, lo hice con una mirada y sonrisa coqueta mientras le decía esa máquina siempre hace batallar a todo mundo, ¿quieres que te ayude? con una voz con ciertas cualidades atractivas que un 99% de las veces genera un excelente primer impacto. En ese momento estaba un poco agitado y sudado por el ejercicio que estaba realizando anteriormente, pero es algo normal por estar en el gimnasio, así que no generó problema alguno.

Al instante ella volteó a verme, riendo y rojita (no sé si por el ejercicio o porque le dio pena que no podía acomodar la maquina) y me aceptó la ayuda, después de eso ella realizó su ejercicio y platicamos un poco más. Yo siempre he sido muy directo, y sabiendo serlo, es algo demasiado efectivo, así que le pregunté ¿Cuánto tiempo llevas haciendo ejercicio?, ya tienes súper desarrolladas las piernas y el glúteo, ¡te ves muy bien!, eso la hizo sonreír muy lindo y su respuesta me sorprendió bastante. Después seguimos charlando un poco y la química entre los dos estaba mejor de lo que imaginé antes de comenzar a platicar con ella. Le comenté Varias amigas me han dicho que les gusta más como se ven los chicos con algo de volumen de musculo, pero no al grado de físico culturista, ¿A ti cómo te gustan más?, su respuesta me pareció excelente pues no me respondió exactamente lo que le había preguntado, pero me describió completamente a mí, así que yo le dije ¿o sea que yo te gusto eh?, pues genial! porque tú también me gustas bastante, ¿sabes?, no respondió en ese momento; pero su mirada, acompañada de la expresión de su rostro y sumado a la risita nerviosa que se le escapó… me lo había dicho todo.

Es muy importante prestar atención a lo que generas con la comunicación, pues te va a decir muchas cosas que no se expresan mediante palabras. En todo momento desde nuestra primer conversación, hubo contacto físico (desde roce de mis manos con su brazo, pequeños empujones y abrazos) y la manera en la que ella respondía intentando seducirme, siendo coqueta, sonriendo mientras hablaba, preguntando más cosas para continuar conociéndome y alargar la plática siendo interesante, fueron suficientes muestras de interés para intercambiar números, pero por la emoción del momento, se me olvidó completamente pedirle el número, lo cual me serviría después para hacer más juego efectivo.

Durante los siguientes días, seguíamos viéndonos en el gimnasio y algunos días chateamos por WhatsApp, donde aprovechaba al máximo cada mensaje que enviaba proyectando lo que sentía mediante mi voz y enviando audios en el 90% de los casos (los cuales estoy seguro que reproducía muchas veces y lo mejor de todo es que me decía que le encantaba mi voz). Nos seguimos viendo en el gimnasio y dentro de lo poco que platicábamos, la atracción se incrementaba muy rápido. En cierto momento de las conversaciones en el gimnasio ella me dijo tú eres muy directo, ¿no? y yo le contesté Claro, prefiero decir lo que pienso y si sale mal, arrepentirme después… que arrepentirme de callarme las cosas. Y además no te he dicho que cada que te muerdes los labios me entran más ganas de darte un beso, ella solamente no dejaba de reírse y eso me encantaba, a cada momento me mostraba que estaba cómoda y contenta, le dije ¡Ya sé!, voy a hacer abdomen y si llego a las 20, me tendrás que dar un beso, ella dijo que si pero cuando me contaba las repeticiones, comenzó a repetir 14, 15, 14, 14 y no seguía la cuenta, a los dos nos ganó la risa y tuvimos que parar por unos momentos. Ese día no la besé, pero el confort entre ambos se incrementaba muchísimo cada día, además de que ya le había planteado la idea de que yo quería besarla y el cómo puede detonar el deseo aún más.

En cuanto más honesto, original, autentico y fresco seas, más fácil te va a resultar diferenciarte del resto, además si aprendes a usar tu voz de la mejor manera posible y prestando atención a ciertos detalles al hablar, puedes potenciar de manera increíble la atracción que causas en las personas.

El fin de semana acordamos salir al cine y comer en algún restaurante cercano, cuando el día llegó… ella se veía hermosa, si en el gimnasio se veía linda y atractiva con la ropa de entrenamiento, ahora que estaba con su ropa de ‘salir’, ¡me cautivó aún más! Comenzamos a platicar, la tomé de la mano y ella lo vio con naturalidad ya que anteriormente la había acostumbrado al contacto físico conmigo, fuimos por los boletos y como tardaría en comenzar la función, buscamos algo para comer. Elegimos pizza (que está mega deliciosa) y cuando comenzamos a comer, ella de nuevo se mordió los labios y le dije Ya sabes lo que eso me provoca eh, ¿cómo piensas hacerte responsable de eso?, ella solo sonrío y yo dirigí mi mirada al plato de comida. Sin que yo lo notara, ella me tomo de la barbilla y me giro el rostro hacía ella para así robarme nuestro primer beso, recuerdo la sensación como si la estuviera sintiendo en estos momentos… fueron los labios más suaves, calentitos, dulces y ricos que he probado hasta ahora. La verdad me sorprendió muchísimo, ella estaba seduciéndome y lo único que salió de mis labios al separarnos fue… ¡Que rico!… tus labios son más sabrosos de lo que había imaginado, ya no sé si seguir con la pizza o volverte a besar. No fue necesario decir más pues volvimos a unirnos en un exquisito beso que me erizó súper rico cada poro de la piel.

Después de ese momento, la relación se fue intensificando cada vez más llegando a nuestra primera vez, y honestamente, fue de las más ricas y placenteras experiencias de mi vida, si no es que la mejor. Y así como ella, yo me enamoré y me sigo enamorando de mi pecosita a cada que pasamos nuevos momentos divertidos e inolvidables. De hecho en estos momentos nos estamos organizando para ir a comer juntos alguna comida sabrosa; pero a decir verdad la comida pasa a segundo plano porque lo importante es su compañía acompañada de este guapo.