Leo 25 Fragmentos De Mi Libro ‘Imparable-Mente’ – Cómo Desbloquear El Potencial De Tu Personalidad

227

¿Cómo serías sin miedos, rencores, traumas, complejos, grietas y roturas emocionales, si nunca te sabotearas, juzgaras o descalificaras a ti mismo con crueldad, si tu pasado no entorpeciera tu presente, y si pudieras siempre expresarte con seguridad, orgullo y sinceridad?

La primera vez que empezaste a quebrarte fue cuando creíste… que no debías expresarle tus sentimientos a alguien, que una persona era simplemente cruel y egoísta porque sí, que algo estaba mal en ti, que valías a través del dinero, que la aprobación ajena valía más que la propia.

A la naturaleza le toma siglos evolucionar, pero a tu mente, segundos, por eso estoy seguro de que si eres lo suficientemente inteligente, incluso tus experiencias más desafortunadas deberían detonar tu evolución.

Sobre mi desafortunada experiencia con Brenelin a los 13 años, ¡sí!, es absolutamente buena idea ser audaz, atrevido y sincero, pero esas cualidades son mejores si se combinan con intuición, tacto, gracia y sutileza.

La gente suele creer que “el tiempo lo sana todo”. Primero, no es cierto, el tiempo te da la oportunidad, pero eres tú quien se sana o no, y segundo, las disrupciones que no se atienden, o sea, las de todas las personas que no lean este libro, no sanan o mejoran con el tiempo sino que empeoran.

El tiempo y la edad, no son la solución mágica que si tienes paciencia llegará por sí misma a sanar tus viejas heridas. ¿Sabes qué sí son la solución? La reflexión y autoconsciencia, la inteligencia social y emocional, la empatía. Comprender que somos seres complejos formando interacciones y relaciones todavía más complejas.

Si alguien, alguna vez, te rechazó, te hizo sentir menospreciado, te lastimó incomprensiblemente o ni siquiera intentó valorarte, y tú concluiste que era mejor no volver a expresar tus sentimientos, no enamorarte, no exponerte, no volver a creer y no volver a intentarlo, felicidades, caíste en la trampa, esa era la trampa.

Es pregunta: ¿La desconfianza, inseguridades y resentimientos que podrías estar acumulando, son fruto de “las malas personas” que llegaron a tu vida, o es que tú mismo todavía no sabes hacerte valorar y apreciar, y proyectar tu mundo, y tus virtudes y tu verdadera personalidad?

El mundo está lleno de trampas y disrupciones esperando a que incautos caigan, y caes cada que de manera simplista, obtienes lecciones y conclusiones rápidas equivocadas sin reflexionarlas, sin evaluar su contexto, sin pensar más allá, sin considerar que los demás son tan complejos como tú.

Sobre mi padre y lo que conté sobre él, no creo que él fuera realmente consciente de lo que le sucedía, o en todo caso, él en ese momento era más pequeño que lo que le sucedía, y nunca supo el potencial de padre, hermano, hijo, amigo, que tenía, y lo desperdició, nunca pudo escapar de ahí y sus demonios le consumieron la vida.

Los “demonios”, o disrupciones cognitivas, que habitan a los humanos no sólo hacen que se les crucen los cables, también les agotan su potencial, su felicidad, sus relaciones, su libertad, y al final, quizás, hasta la vida entera.

Lo malo no está en ti, en mí, en los demás, en las relaciones, en exponernos, en expresarnos, en enamorarnos. Los amos, creadores y señores del egoísmo, de la crueldad, de la maldad, de la ruindad, de la brutalidad, de la injusticia, del odio, de la vileza, del sufrimiento, no somos tú y yo y los demás, sino lo son tus demonios, los míos y los de los demás.

Sí, somos responsables de nuestras acciones y sus consecuencias, pero tal como tú y yo luchamos contra nuestros demonios y a veces perdemos batallas, el resto de personas en el mundo también lo hacen. Crees que eres el único pasando por esto, y no lo eres.

Dicen que “todo depende del cristal con el que se mire”, y hay personas con cristales que sólo les dejan ver enemigos, dolor, miseria, crueldad, angustia, hostilidad, violencia. Creen que ese es el mundo, pero, es más honesto decir que ese es “su” mundo. El mundo sí tiene todo esto, pero la parte más maravillosa de él, también está aquí.

Son como un tren que te pasa por encima, y te deja vivo pero mutilado, nunca igual, y si no te mueves, pasará de nuevo y te arrollará otra vez, recortando en cada una tu potencial, bienestar y felicidad. Dirías “pues, quítate”, pero, ¿creerías que la mayoría de la gente, nunca se quita, es más, ni siquiera sabe que puede?

Una persona que era expresiva, ahora será tímida. Una que era segura, ya no lo será. Una que era audaz, ahora es cobarde. Una que era honesta, ahora miente. Una que era cariñosa, ahora es huraña. Una persona que era auténtica, espontánea, sencilla, libre, natural y feliz, ahora es indecisa, reprimida, inestable, insegura, fóbica, infeliz.

En vez de romperte, debes identificar con su nombre y apellido a los demonios propios y ajenos, y no quitarles la vista de encima, porque si no se les vence, dañan mil veces, y tras cada una, no vuelves a ser el mismo, cada vez se rompe un poco más de ti. Hay quienes se acostumbran, ¿puedes creerlo?

¿Crees que esas disrupciones que llevas a cuestas, dentro, muy dentro, las que ignoras o disimulas, logras esconderlas del mundo? Quizás puedas creer que las escondes de ti, pero de tu forma de proyectarte y desenvolverte, nunca, ahí están, la gente lo ve, y a eso responde.

Las primeras disrupciones son cuando algo empezó a romperse dentro de ti. Las segundas son las descalificaciones, degradaciones y menosprecio a los que te sometes tú mismo con más crueldad y frecuencia de lo que imaginarías.

Las personas sometidas a muchas disrupciones parecen rotas, lastimadas, temerosas, evasivas, inseguras, angustiadas, inestables, engañosas, y…, si crees que la película de terror acaba aquí, pues no, apenas comienza, pero no te desanimes, primero identificaremos al enemigo, después acabaremos con él.

Imagina que una persona te parece atractiva y te gustaría conocerla, y decides que te presentarás con ella por primera vez, pero antes, necesitas un buen pretexto, algo divertido que funcione, alguna idea creativa para romper el hielo… ¿te ha pasado?, porque si sí, quizás el escurridizo proceso de descalificación interna ya sucedió. Empezó, concluyó, y no lo notaste.

El mayor daño no lo hacen sentencias conscientes o inconscientes ejecutándose cruel y velozmente como ráfagas de dardos envenenados en tu interior. El mayor daño lo hace el hecho de admitir, aceptar y asumir como ciertas tus propias falsas descalificaciones, y vivir a partir de ellas dándolas como verdad, sin cuestionarlas.

Imagina que fuera tu hermano pequeño, que cree en ti, y a él, cada que está a punto de intentar algo, de expresar una idea, un sentimiento, de atreverse, cada que empezara a creer en sí mismo, tú le dijeras “tú no”, “tú no sirves”, “tú no puedes”, “tú no eres suficiente”, y él, dado que cree en lo que tú dices, aceptara triste y decepcionado que sí, que tienes razón. ¿Me crees si te digo que te haces esto a ti mismo, no algunas veces, sino, muchas veces, todos los días?

¿Y tu seguridad, tu confianza, tu entusiasmo, tu optimismo, tu esperanza, tu alegría, tu sonrisa?, ¿a dónde van todos estos después de tus procesos auto-destructivos, de aceptar tus propias descalificaciones?, ¿a dónde?, pues, quizás la mayoría, mueran.

¿Alguna vez has invitado a salir a alguien que te atrae?, y si sí, ¿el proceso siempre ha sido sencillo, claro, divertido, excitante, emocionante?, ¿o se te atraviesan demonios en el camino en forma de preguntas como “¿y si no puede?”, “¿y si no quiere?”, “¿y si te rechaza?”, “¿y si no le interesas?”, “¿y si terminas haciendo el ridículo?”?, porque si es lo segundo, eso no eres tú, más bien “algo” te tiene secuestrada la mente.

¿Te interesa?, esta fue la primera parte de algunos fragmentos de mi libro “Imparable-Mente”. Si quieres leerlo, cosa que te juro que recomiendo, descárgalo, está en mi página. ¡Arre!

Entra a mi página para ver mis eventos, hablar conmigo o descargar mis libros, audios y demás contenido premium, suscríbete al canal y activa la campanita, deja tu “Me gusta” si quieres específicamente más temas como este, comparte si te gustó el mensaje, comenta, ya sabes que me encanta saber qué piensas, búscame como “Nix Paradise” en todas las redes sociales, y lo más importante, recuerda que todo lo que haces, te convierte en quien verdaderamente eres.

Artículo anterior¡Hazlo Pronto! Esto Hará Que Te Ame, Valore, Respete Y Tenga Miedo A Perderte ¡Instantáneamente!
Artículo siguienteRevelado! Por Qué Te ‘Enamoras’ Tan Rápido De La Persona Equivocada Cuando Te Atrae Mucho Su Físico?