Llamada Versus Mensaje De Texto, ¿Cuál Gana?

704

En uno de los eventos alguien me planteó el caso de una chica que tardaba mucho en responder los mensajes de texto, y cuando ella respondía, lo hacía de una manera seca y cortante…

De entrada podían haber sido varios factores, como ser demasiado insistente o una falta de emoción en el texto. El truco aquí era hacer las preguntas correctas y llegar a la mejor conclusión.

Le pedí al chico que me mostrara los mensajes que él enviaba. Al leerlos noté que eran bastante espontáneos y originales, entonces ¿cuál era el problema?

Le pregunté quién era la chica. Me contó que era la recepcionista en uno de los bares más conocidos de la ciudad. De ahí entendí el por qué ella tardaba tanto en responder o el por qué lo hacía de manera tan desinteresada.

Si la chica es muy atractiva y casi por obligación popular, lo más probable es que su celular, inbox y WhatsApp vayan a estar lleno de miles de mensajes de chicos que buscan lo mismo que tú.

Eso significa que si tú le mandas un mensaje, se va a perder entre ese montón de mensajes. ¿Mi sugerencia a esto? Inclinarse a una llamada.

Eso fue lo que le recomendé y después de una semana de mensajes cortantes y secos, ya se estaba resignando y rindiendo… hasta que decidió marcarle. Al hacerlo notó un estado de ánimo completamente diferente al que ella aparentaba tener en WhatsApp. Días después tuvieron su primera cita. ¿Conclusión? La llamada fue clave.

La ventajas de una llamada son que sólo entra una a la vez, lo que significa que tu nombre será el único que aparezca en toda su pantalla, y ya en la conversación puedes saber el estado de ánimo de la chica, lo que está haciendo en ese momento, escuchar su tono de voz que te hará saber si lo que dijiste le agradó o no y además de desmarcarte si pocos o nadie le marcara.

Entonces hasta aquí ¿ya te hiciste una idea de por qué una llamada es mejor que un mensaje de texto? Si aún no te sucede eso, en este artículo te comparto 5 razones por qué sí lo es y además te digo cómo puedes aprovecharlo a tu favor.

Razón #1: Una llamada es más elegante

Más elegante, más atrevida, más espontánea, más real, ¡más todo!

Quizá la única desventaja que le encontraría sería que si la chica es tímida o estuviese demasiado ocupada, es probable que no responda. Pero fuera de eso, todo es positivo.

Además piénsalo, si fueras alguien con metas, con proyectos a cumplir y varias actividades que realizar en tu día a día, no tuvieras el tiempo de estar mandando mensajes todo el día.

Si así fuera lo normal sería que sólo puedas hacer una llamada corta durante la mañana o noche. Si ya ambos tienen el tiempo libre, hacer una llamada un poco más larga de lo normal para echar una buena plática. Ya el tiempo lo decidirán ambos.

OJO: Si es la primera vez que le marcas, no recomiendo que la invites a salir. Más adelante explico a detalle el por qué.

Razón #2: Te das una idea más clara de lo que hace la otra persona

El calibraje es un término que se usa mucho cuando se aprende el bello arte de la seducción y si no es lo más importante, seguro está entre lo principal.

El calibraje es tu intuición, es ese sexto sentido que te dice cuando debes avanzar, cuando debes detenerte, en qué punto vas del proceso y sólo lo desarrollas practicando y viviendo experiencias en carne propia. No existe un libro o texto que te lo enseñe.

Dicho esto, en una llamada tenemos más ventaja para intuir mejor lo que pasa. Podemos escuchar la voz de la chica, el tono, la velocidad a la que habla, su volumen y casi sentir el estado de ánimo en el que se encuentra. Todo esto te dará una mejor idea de qué decir o responder.

A diferencia del WhatsApp, aquí no existen emoticones, frases cortas o largas que te puedan dar a entender algo que quizá no es. A excepción de una videollamada, es lo más cercano a estar en persona.

Razón #3: Si cometes un error no se nota tanto

Piensa lo siguiente por un momento: Cuando hablas con un amigo por teléfono ya sea por un minuto o una hora, ¿recuerdas todo lo que hablaron?

Bueno, quizá en un minuto sí. Pero siendo realistas, seguro lo que más recordarás es la emoción que hubo durante toda la llamada, y algún posible plan a futuro, pero nada más. A diferencia de un mensaje de texto que si la chica lo vio por la mañana y no lo respondió hasta en la tarde, quizá lo leyó varias veces a lo largo del día… Y si ese mensaje transmitía algo equivocado, que en vez de sumarte te restaba, adivina ¿cuantas veces lo notó la chica? ¡Bastantes!

Una lección muy buena que puedo compartirles es que a una chica muy atractiva no se la lleva él quien más aciertos tiene con ella, sino el que menos comete errores. La solidez siempre supera a el sobre-esfuerzo.

Es por eso que quizá una emocionante y divertida llamada de unos 5 minutos en un plazo de 2-3 días sea más efectiva y sólida que estar todo el día mandado mensajes en el mismo plazo de días.

Si pensamos en el chico que mandó bastantes mensajes todos esos días versus los minutos que otra persona invirtió en esas llamadas cortas, ya sabrás quién jugó más sólido y quién se equivocó menos. Es casi una ley de estadística, entre más hagas, más probabilidad tendrás de equivocarte.

Razón #4: Cada minuto que ella invierta en la llamada son puntos a tu favor

No me malinterpreten, con esto no me refiero a que en la llamada busquen durar la mayor cantidad de tiempo posible a como dé lugar. De lo que hablo es que si cada segundo o minuto es de calidad, es decir, un segundo o minuto lleno de coqueteo, risas y buena energía, entonces eso te sumará muchos puntos. A diferencia de forzar algo haciendo preguntas como: ¿Y qué cuentas?

El truco está en que ambos aporten a la conversación y ambos compartan algo de su día o vidas, ya sea poco o mucho, según sea el caso.

—-

Pequeño tip extra: En general, ya sea en llamadas o en persona, eviten las preguntas directas y apuesten más a algo indirecto como las preguntas-afirmaciones. Una pregunta-afirmación es una oración que de forma indirecta le preguntas a la chica sobre ese tema en particular sin hacerlo realmente. Hace que ella deseé por su cuenta aportar algo sin que tú se lo preguntes.

Ejemplos:

¿Sabes? Disfruto mucho ir a entrenar, cada que lo hago me relaja y me llena de energías.

En vez de decir: ¿Te gusta entrenar?

Me encantan los perros, a diferencia de los gatos, siento que son más amigables.

En vez de decir: ¿Cuál prefieres? ¿Gato o perro?

Mi comida favorita es el ceviche y los mariscos, y estoy seguro que a ti también te gustan.

En vez de decir: ¿Cual es tu comida favorita?

Esto es crucial, en una conversación entre menos preguntas existan, más natural y fluida se sentirá.

—-

Siendo que pareciera que WhatsApp y las redes sociales se ponen cada vez más de moda, para muchos una llamada puede parecer anticuada y arriesgada. Pero la realidad es que no, es mucho más segura y efectiva.

Razón #5: Es la mejor forma para invitarla a salir

Cuando hago la primer llamada después de conocerla, muy rara vez la invitó a salir, salvo que sea un caso excepcional donde no podré volver a verla pronto o algo así. A lo mejor lo mucho que llego a hacer es sugerir la idea de salir, pero ni siquiera digo día ni hora.

Esto lo hago para acostumbrarla a mis llamadas y que no espere que le marco sólo para invitarla a salir y que también puedo hacerlo para tener una espontánea conversación. De esta forma la acostumbro a algo positivo y así me aseguro que me responda cada llamada.

Cuando una chica nota que sólo le vas a llamar para invitarla a salir, es probable que la termines alejando de ti y ya no responda tus llamadas. Eso hace la mayoría, tú serás alguien diferente.

Ahora, en mi primer llamada suelo tener una conversación rápida de lo que hizo ella en ese día, y según la conversación que hayamos tenido la vez que nos conocimos, definirá el tipo de preguntas o afirmaciones que haré en la llamada.

Por ejemplo, si el día que la conocí no tuve la oportunidad de saber información importante sobre ella, como lo qué suele hacer entre semana, los puntos en común que tenemos ella y yo, si vive con su familia aquí, entre tantas más. Quizá busque lo más importante en la llamada y todo lo demás lo dejo para el día en que veamos.

Ya en la segunda llamada propongo la salida. Y para esto siempre recomiendo lo mismo: No la invites a salir, invítala mejor a una experiencia. Con esto me refiero a que la invites a una idea que ella se muera de ganas de ir o que le venda tanto que no te pueda decir que no.

Por ejemplo, en vez de invitarla a un café, ¿por qué no invitarla al café más divertido de la ciudad?

El café quizá siga siendo el mismo, pero en el segundo caso te das las oportunidad de contarle una historia de por qué es el más divertido.

En conclusión, sólo decir que cada vez la comunicación entre las personas se va a volviendo más tecnológica y a veces algo tan sencillo y clásico como una llamada puede funcionar mucho más que comunicarte a través de una red social o mensaje de texto.

¡Les deseo mucho éxito y experiencias enriquecedoras!